Circo Romano de Tarraco


El Circo romano de Tarraco está situado cerca del foro, pero dentro de las murallas que tenían la ciudad en el Siglo I, cuando se construyó estaba el emperador Dominiciano (finales del siglo I)

Las medidas originales eran de 325 metros de longitud total, 105 metros de alto por 115 metros de ancho, la arena interior medía 290 x 75 metros, estando dividida por una spina de 190 metros de largo. La capacidad total era de 25.000 espectadores en 12 filas de asientos.

El Circo romano de Tarraco fue el último edificio que se construyó en la ciudad de Tarraco, estando destinado a la celebración de los ludi circenses, que eran las carreras de carruajes de cuatro caballos (quadriguae) o de dos caballos (bigae). El edificio estuvo en funcionamiento hasta el siglo V, e incluso hasta el VII en la época del rey visigodo Sisebuto. Más tarde llegó el periodo islámico y la recuperación de Tarraco por los cristianos en el siglo XII.

El Circo de Tarraco es uno de los mejores conservados del mundo, gracias a los usos que tuvo, como en 1.128 cuando se utilizo como centro de actividad comercial y de ferias, y de la construcción en 1.368 de la Muralleta, aprovechando la fachada del circo, además de utilizar las estructuras del circo como casas, almacenes, etc

Cómo llegar:

Dentro de la zona urbana de Tarragona: desde la Calle Sant Hermenegild, Rambla Vella, Calle Salines, C/ Darrera Sant Domenec, C/ Ferreres y de L´Enrajolat.


Un pensamiento en “Circo Romano de Tarraco

  1. Pingback: Tarragona: Ciudad, monumentos, fiestas | Siente Tarragona

Deja un comentario


(*) Requerido, Tu email no será publicado